Gustavo Ott | Autor Teatral | Playwright

 

  • Nunca te he negado una lágrima (Sobre la pieza “Pony”, de Gustavo Ott) (Volver)
    Autor: Juan Martins, Publicado en Teatro en Miami. Noviembre 2005
  • Esta pieza dispone de recursos estilísticos de otras de sus piezas: “Passport”. En cuanto a que las condiciones emociones instalan una formalidad del discurso. Lo urbano influye en la figura de estos personajes siempre que sus emociones vayan otorgando al diálogo las definiciones narrativas del relato teatral. Si bien tenemos lo que en otras piezas es el dominio del humor y del su uso técnico del parlamento breve y rítmico. Aquí, en cambio, tal ritmo es para definir las emociones y el rol que desempeñan dichos personajes. Es decir, si para el resto de su dramaturgia se impondrá el relato por medio de la estructura de dichos parlamentos, en esta obra “Nunca te he negado una lágrima” la sintaxis condiciona su formalidad para disponer del espectador toda la atención posible sobre aquellas condiciones de las emociones y vivencias del personaje. La relación que se establece entre LA HIJA (Mónica Morales)-PADRE-HERMANO centra el discurso en torno a las inconstantes Psicológicas que impulsan la Mujer-Hija a desarrollarse como personaje. De alguna manera este personaje es condicionado por todos los demás y desempeña su responsabilidad como víctima de su propia historia y de su relación que establece con los demás personajes y que, finalmente, terminará en el papel de víctima-victimario. Permitiendo que esa habilidad del personaje desempeñe cierto protagonismo en el sentido de la obra signo y significación se unifican en el discurso de lo significado. Haciendo que esta pieza se suscriba en una modalidad clásica del teatro: un relato de las emociones en las que los personajes estructuran el espacio escénico. De allí que el autor disponga de pocas acotaciones y esto es, por lo demás, característico en toda su dramaturgia. Escribir sólo aquello que le exige el parlamento. No la acción dramática. La acción dramática viene ya en el parlamento. Es éste quien induce el modelo de represtación sobre la imagen del lector-espectador. Las características de esa acción dramática es la que define en sí al texto. Un teatro de lo urbano, el cual interpreta la ciudad como metáfora y sentido de lo simbólico. Pero también de la violencia. Un poco menos un poco más ha sido la línea que ha mantenido Ott ante su público.
    Cabe destacar que el autor busca encontrarse con esos niveles de su discurso que propone reivindicar la naturaleza del personaje. Todo en el contexto de su estilística. Estilística que ya forma parte de un teatro de aceptación y herencia literaria para el teatro latinoamericano. Hecho que no fuera sustentable si no fuera por el dominio del texto y de su escritura. Consolida la representación en los signos de la escritura, dejando al director de escena la libertad de desarrollar el espacio escénico, la representación impone una lectura exigente. Así el autor no deja lugar a dudas en lo que “instala”: conciencia de la escritura y del uso del signo, tanto de aquellos signos verbales, como lo son el parlamento o la sintaxis del relato teatral y, también, los signos no-verbales, expresados por todo cuanto se quiere para la representación. Sobre ambas expresiones del signo se adquiere conciencia.. Y como es de esperarse, este tipo de dramaturgia la vemos expuesta en las mejores condiciones de un dramaturgo: poco en acotaciones a objeto que sea el texto, en la expresión de sus signos, verbales, quien estimule lo mejor para su representación. De esta manera el autor asegura su legitimidad domo escritor. Por ejemplo esta pieza se inicia con una situación inverosímil para estructura un drama con determinada relación humorística. Sin embargo el humor aquí será un elemento de intercambio con el espectador y no la obra en sí. Permitiéndose instrumentar el uso del humor con sutileza y gracia, asimilado, después de todo, el sarcasmo como género. Aun por encima de su dominio estilístico en otras piezas como “Fotomatón”, “Divorciadas, evangélicas y vegetarianas”, “Gorditas”, entre otras que han conocido el éxito. No podremos saber si el éxito está garantizado en este riesgo con “Nunca te he negado una lágrima”.A estas alturas ya no importa, ya que, antes que eso al autor le preocupa más cómo puede ir madurando su estilo y dominio dramatúrgico. Gustavo Ott asume el riesgo. Ahora bien, lo asume con conciencia puesto que se reiteran aspectos de su dominio escritural como lo es en el caso de “Passport”, en el que el discurso político se libera por medio del humor. El aspecto político funciona y se estructura en su relato: cada una de las escenas componen una estructura narrativa y escénica que edifican su hilaridad. Desde el principio el texto muestra su sentido de lo que quiere decirle al espectador. Si se quiere algo brechtiano. Por esta razón la primera escena nos dice:


    TELE: “…El llamado es para todos los ciudadanos que tengan derecho a ejercer el derecho al voto a que lo hagan temprano. No permitas que otros decidan por ti. Tu voto es tu opinión…”

    PADRE: (VIENDO LA TELE) ¿Fuiste a votar?

    MÓNICA: Muy temprano, a las 6am. ¿Y tú?

    PADRE: Quizás más tarde… ¿Qué hora es?

    MÓNICA: No tengo reloj.



    No quiere el autor hacer una apología de la situación política sino advertir, a modo de signo, las condiciones sociales y políticas en la que los personajes desarrollan su historia: la condición humana. Quizás el epígrafe compone la estructura narrativa para el lector. Todo cuanto deviene en los personajes se arregla en esa relación narrativa del acontecimiento. Por lo que la situación dramática acciona desde su funcionabilidad literaria. Aquello cuanto se dice forma parte de la anécdota la cual se limita a tales condiciones del texto y así las escenas van instalándose para decirnos de la situación que ocupa el hombre por encima de sus ideas, raza o credo.

    Volver



Portada | Biografía | Obras en español | Obras traducidas | Documentos | Contáctenos

Home | Biography | Plays in Spanish | Translated plays | Documents | Contact Us

e-mail: tsmcmckayott@eldish.net
sitio alternativo: https://gustavoott.wordpress.com/